Justa y Rvfina, el patrimonio visual de Sevilla convertido en tipografía

Hoy os hablamos de uno de esos proyectos con los que se nos cae la baba. Un proyecto que habla del patrimonio cultural de Sevilla, donde sus autores se han sumergido para indagar e investigar el origen histórico de la tipografía que se utiliza para señalizar las calles de la ciudad desde el siglo XIX.

El pasado viernes se presentó en la Fábrica de Artillería Justa y Rvfina, el proyecto tipográfico del que todo el mundo habla en Sevilla, y que consiste en la digitalización de la letra que desde hace 175 años nombra las calles y plazas de Sevilla. Un grupo de diseñadores, ilustradores y tipógrafos ha documentado este patrimonio visual de las calles de Sevilla y ha dado con el origen histórico de sus formas y características.

Conociendo el origen

El 28 de febrero de 1845  se aprobó el encargo del nomenclátor de las calles a la fábrica de cerámica Pickman y Cía, y desde entonces,  los azulejos con letras en relieve pintadas de color negro sobre blanco han invadido las calles de nuestra ciudad,  sustituyendo a las placas cerámicas anteriores, instaladas por el Intendente Olavide en 1771, todavía presentes hoy en muchas fachadas pero en serio peligro de desaparición por el abandono y el expolio.

Más de un siglo y medio después, estas letras de curvas sinuosas que nombran los espacios públicos de Sevilla forman una parte indisoluble de su identidad gráfica.

El proyecto se empezó a gestar, como tantos otros, en pleno confinamiento. Ricardo Barquín Molero, Pedro Delgado, Jorge Manuel López y Juanjo López decidieron documentar este patrimonio visual de las calles de Sevilla, buscando el origen histórico de sus formas y características, y digitalizarlas en forma de fuentes tipográficas de descarga y uso gratuito, devolviendo a la ciudadanía un pedacito de su cultura.

Esa búsqueda les lleva a plantear una polémica hipótesis: el más que posible origen anglosajón de la tipografía. Cuando Carlos Pickman, crea su factoría cerámica en el monasterio cartujo de Santa María de las Cuevas a principios del XIX, se trae de Inglaterra no solo maquinaria y avances técnicos, sino también artesanos y modelos estéticos. Además, al investigar en catálogos de fundiciones tipográficas victorianas, salen a relucir las coincidencias estilísticas entre la sevillana y fuentes en boga en el mundo anglosajón de esa época (conocidas como toscanas o italianas en EEUU, en un doble y sorprendente salto geográfico de esta historia, donde construyeron el tropo tipográfico del Far West).

¿Y quiénes fueron Justa y Rufina?

Dos hermanas cristianas nacidas en el Hispalis romano, en 268 y 270 respectivamente, de origen humilde y que dedicaron su tiempo a ayudar al prójimo y al conocimiento del Evangelio. Fueron torturadas y encarceladas hasta morir por no venerar y destruir  una estatua de Venus, que sacaban una vez al año en procesión por las calles de la ciudad. Como homenaje a ellas, el proyecto recoge su esencia e historia en dos fuentes hermanas de libre descarga, Justa y Rvfina.

Justa y Rvfina son un par de tipografías callejeras. Son de la misma familia pero viven en dos partes diferentes de Sevilla. Justa representa la versión del canon perfecto usado por los artesanos de La Cartuja de Sevilla allá por 1845. Basándose en la documentación fotográfica e histórica, por no haber encontrado los moldes originales, sus autores redibujaron las letras y completaron la fuente con los signos necesarios para componer textos, creando así un modelo puro e inmaculado.

Es la hermana perfecta y puritana, “cartujana por los cuatro costados, posiblemente tenga padre inglés y madre sevillana, trianera para más señas. Justa va a misa todos los domingos, estrena traje de flamenca cada Feria y no se enfada pero le da coraje.”

Rvfina surge tras observar la documentación fotográfica y constatar que en multitud de rótulos conviven letras de tamaños y acabados distintos, letras colocadas al revés, distorsionadas, de difícil lectura o incluso caracteres que sustituyen a otros (uves en lugar de ues o aes haciendo las veces de uves y viceversa). De ahí la errata intencionada en Rvfina.

Rvfina es la hermana de vida alegre, más salvaje y alocada,  “que comparte madre con Justa, pero no padre. Ya no tan cartujana, pues ha pasado por las manos de casi todos los talleres cerámicos de la ciudad. A Rvfina le gusta ponerse bocabajo de vez en cuando. Se escapaba del instituto para ir a los recreativos, y ahora se escapa a Matalascañas en Semana Santa para no comerse las bullas.”

Por si fuera poco con estas 2 hermanas tipográficas, los autores han creado una colección de estampas sevillanas bajo el nombre de Suprima, un conjunto de dingbats que no tiene desperdicio y que amenazan con ampliar en un futuro. Guasa asegurada.

 

Si quieres conocer más acerca de este apasionante proyecto, entra en justayrvfina.com y descarga gratis toda la familia tipográfica.

Jose Quirós

Diseñador gráfico con sede en Sevilla especializado en branding y packaging. Puedes ver más acerca de mi trabajo en www.jmquiros.com

Quizás también te interese

El estilo neo constructivista de Valentin Tkach

Cinta Hosta, creatividad a todo color

Colores pastel y atmósferas poéticas: las ilustraciones de I Chyi Chang

M&A Creative Agency, cómo un buen diseño promueve la reputación del producto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.